Atención preconcepcional como estrategia básica para prevenir y disminuir la mortalidad materno-infantil

EDITORIAL

 

Atención preconcepcional como estrategia básica para prevenir y disminuir la mortalidad materno-infantil

 

Preconception care as basic strategy to prevent and reduce maternal and child mortality

 

 

Miguel Lugones Botell

Policlínico Universitario Docente “26 de Julio”. Municipio Playa. La Habana, Cuba.

 

 


 

 

Durante siglos, el embarazo y el parto han constituido momentos decisivos para la mujer; no solo por significar la continuidad de la especie, sino por el riesgo de vida que ha representado tanto para ella como para su descendencia. Desde entonces, se sabe que el momento del parto es una situación riesgosa. Un número nada despreciable de recién nacidos no atraviesa ese instante con éxito, y muchas madres sufren complicaciones serias que ponen en riesgo su vida.

La mortalidad materno-infantil, además de ser uno de los indicadores más importantes para medir el nivel del estado de salud de la población en un país,1 refleja todo el significado que tiene la pérdida de una madre en el acto de dar vida, o de un recién nacido. Detrás de cada muerte materna o infantil hay una gran tragedia; pues, además de terminar con la vida de una mujer en plena capacidad biológica, social y reproductiva, o de un recién nacido, afecta a su pareja, la estabilidad familiar y a los miembros de la comunidad. Cuando llegan a ser numerosas, constituyen un problema de salud que puede causar consecuencias negativas a la nación, si se tiene en cuenta que pueden evitarse muchas muertes.1

La mortalidad materna es un problema de salud no resuelto en la mayoría de los países, incluyendo Cuba. Su reducción constituye uno de los principales objetivos de varias conferencias internacionales recientes y ha sido incluido dentro de los objetivos del milenio a desarrollar por la Organización Mundial de la Salud.2

La morbilidad materna -entendida como los problemas de salud que se encuentran presentes-, constituye el aspecto más importante a considerar. Esta situación establece un conocimiento indispensable, no solo para la atención de las gestantes, sino también para aquellas mujeres que desean serlo. En buena medida, los problemas de salud en el embarazo ya están presentes en la mujer desde antes de la concepción o al menos los elementos de riesgo para su aparición. Las exigencias del embarazo solo establece el factor que hace visibles estos problemas. En efecto, en el proceso reproductivo -durante la etapa preconcepcional-, se estima que un porcentaje considerable de las mujeres que inician la gestación presentan problemas de salud previo que ellos pudieran agravarse durante el embarazo y poner en riesgo la vida de la madre, el feto o la de ambos. La importancia de la etapa preconcepcional radica en que instaura el momento estratégico fundamental para la modificación o eliminación de dichos problemas de salud, así como de los factores de riesgo posibles. Muchas veces estos exigen y requieren una certera dirección y trabajo multidisciplinario e intersectorial, con amplia participación de la comunidad, el médico y la enfermera de la familia.

Resulta fácil comprender que donde están creadas todas las condiciones para la prevención y/o promoción de salud es en la atención primaria, básicamente en el consultorio del médico de familia. Ello constituye una fortaleza importante en Cuba, al contar con servicios de salud gratuitos y totalmente accesibles a la población, así como un programa del médico y la enfermera de la familia que cuenta con muchos años de experiencia.

Por tanto, la reducción de las muertes maternas y también de la mortalidad infantil debe estar centrada en perfeccionar la atención a la mujer en edad reproductiva. Pero, ¿de qué manera?

En este sentido, resulta imprescindible la comprensión de que la mujer presenta peligros en el embarazo cuando existen factores de riesgo desfavorables para su desarrollo y evolución. Es muy importante tener siempre presente las facilidades que ofrece el sistema cubano de salud para una adecuada atención preconcepcional y la modificación y/o eliminación —cuando sea posible— de los riesgos que puedan tener.

Como estrategias importantes a realizar se proponen las siguientes:

  • Considerar la prevención de la morbilidad y mortalidad materno-infantil como prioridad permanente de la salud reproductiva.

  • Realizar un adecuado control del riesgo preconcepcional y de la planificación familiar en cada consultorio con el uso adecuado del método anticonceptivo correspondiente a cada paciente: planificación familiar en todas las mujeres, planificación familiar en el posparto, planificación familiar en adolescentes y mujeres mayores de 35 años y planificación familiar en mujeres con factores de riesgo para lograr su eliminación o el control adecuado de estos.

  • Hacer un trabajo sistemático en el nivel de atención primaria para determinar la morbilidad de cada paciente.

  • Reducir las complicaciones cuando hay embarazo: evitar que aparezcan (predecirlas) y realizar un diagnóstico temprano y oportuno.


Es en la atención primaria de salud donde único se puede lograr la atención preconcepcional: aquella que el médico y la enfermera realizan antes de que cualquier mujer quede embarazada, para así planificar de manera adecuada su descendencia. Esta atención preconcepcional se puede realizar en el consultorio y/o en visitas de terreno, con una periodicidad sistemática y con intervención educativa permanente. En este caso, se determinará el historial médico y se propondrán las acciones necesarias para preparar el embarazo. Se atenderán todos los factores de riesgo, modificables o no, para actuar sobre ellos, eliminarlos y/o controlarlos.

Si se planea un embarazo y se presentan factores de riesgo, es importante realizar una consulta preconcepcional. Esta puede realizarse de dos formas: que las pacientes asistan al consultorio o que el médico las visite en sus hogares con periodicidad y sistematicidad adecuadas.

El avance de los indicadores de mortalidad materno-infantil que Cuba exhibe, demanda en estos momentos de un mayor esfuerzo y requiere —además de una certera dirección en este sentido—, de una adecuada y amplia acción intersectorial con participación de la comunidad jerarquizada, por supuesto, desde la atención primaria de salud.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Lugones BM. La mortalidad materna, un problema a solucionar también desde la Atención Primaria de Salud. Rev Cubana Med Gen Integr. 2013;29(1). Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-21252013000100001&lng=es&nrm=iso&tlng=es

2. Organización Mundial de la Salud. Mortalidad materna. Disponible en: http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs348/es/

 

 

Recibido: 2 de septiembre de 2015.
Aprobado: 6 de octubre de 2015.

 

MIGUEL LUGONES BOTELL
Policlínico Universitario Docente "26 de Julio".
Municipio Playa. La Habana, Cuba.

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.